El curioso caso de Brad Pitt

9 02 2009

 No es que Brad Pitt haya hecho películas malas, pero sí que es cierto que como en ésta no aparece en ninguna. Brad Pitt se consagra con este film como el actor número uno en el panorama mundial cinematográfico. Últimamente nos tiene entretenidos con sus apariciones en público con su mujer, Angelina Jolie, sus actos humanitarios y sus innumerables hijos. Pero la actuación en esta película es indescriptible.

Brad Pitt, en la ficción Benjamin Button, nace con una extraña enfermedad en la cual nace siendo viejo y muere siendo un bebé, la vida al revés. Se enamora de una niña siendo un anciano y se muere con una anciana. En este film se narra la vida más humana, más romántica, más débil y más vital que una persona puede tener.

Cuando nadie daba un duro por Benjamin, poco a poco, se va fortaleciendo, adquiere nuevos conocimientos, sufre el amor, el desamor, la pasión, La Segunda Guerra Mundial… Todo con un toque de humor que hace que el espectador no quede indiferente.

Una película parecida en su comienzo al superfilm Titanic pero que su trasfondo adquiere mayor profundidad a lo largo de la historia. La caracterización es impecable. Vemos a un Brad Pitt ochentero, cincuentón, treintañero, veintañero… Irresistible para aquellos fans del actor, del director, David Fincher y de su compañera de reparto, Cate Blanchett.

Esperamos que sea todo un éxito en la Gala de los Oscar de Hollywood.





El análisis de “Crash”

20 01 2009

Crash logra de forma magistral una puesta en escena de la caída de los ideales que caracteriza a nuestra sociedad actual, y no conformándose con esta demostración, también logra confrontarnos con la única salida posible tras la caída de los ideales: “que cada quién, se haga responsable de sí mismo y de su destino”.

Sólo quien pueda dar ese salto, no sentirá desesperanzadora esta película, sino todo lo contrario, la puerta hacia la única realidad posible para la humanidad.

Para poder asumir nuestro destino, es decir, responsabilizarnos de nosotros mismos, tenemos que dejar de ser esclavos del Otro, y que quiere decir eso, se preguntarán, pues simplemente dejar de necesitar creer en la existencia de un garante externo que impida que nos ocurran percances, un garante que logre mantener un orden, una ley, una ética para la convivencia armoniosa de los seres humanos.

Primero, Crash nos hace ver la corrupción a todos los niveles, desde la policía, a los servicios dispensadores de salud, a los representantes del gobierno, etc, entonces, “no hay papá gobierno”. Por otro lado, nos regala esas hermosas escenas del cerrajero latino, su esposa y su pequeña hija, quienes han asumido la responsabilidad sobre ellos mismos, a pesar de sus modestos recursos socioeconómicos y culturales.

También se puede disfrutar del pasaje que da un cambio de perspectiva, en la esposa del Fiscal, representada por Sandra Bullock, quien luego de mostrarse muy temerosa de los otros diferentes a ella, los 2 negros que encuentra en la calle, antes de ser atacada, y el cerrajero latino, cae en cuenta de que algo no anda bien en ella, pues siempre esta malhumorada y desesperanzada, e inmediatamente de ésto, no pudiendo tramitar este contundente verdad, hace un pasaje al acto, cayendo por las escaleras, luego de lo cual logra su espacio en el mundo, abriéndose a los diferentes, es decir dejando de idealizar a los suyos: esposo, amiga, etc. Y quizás de una forma mucho mas teatral, en el “malandro”, aparentemente mas malo, quien criticaba absolutamente todo, no creía en nadie, pero no atacaba a sus semejantes, y luego vemos como queda “noqueado” ante lo que le sucede con el director de cine, y luego… su salto hacia una nueva perspectiva para su vida.





El truco del manco y Cuajo

20 01 2009
Dos amigos comparten un sueño: montar un estudio musical. Ellos son Cuajo, un payo agitanado que, debido a una parálisis cerebral, anda con dificultad; y Adolfo, un mulato que lleva mal el alcoholismo de su anciano padre.  Se estrenó el 16 de enero y todo apunta que es un largometraje de autor recomendable.
La pareja se ha lanzado a la reforma de un local, y trampeando consiguen el equipo que necesitan; pero aún les falta dinero para pagar a los obreros, y por ello se lanzan a vender videoconsolas, con gran éxito, y abrigos de visón, que éxito nulo. El intermediario se mosquea cuando no recibe el dinero acordado, y Cuajo y Adolfo empiezan a verse con el agua al cuello.

Neorrealismo a la española. Tono documental y ambientes marginales, interesantes tipos humanos que se esfuerzan por salir adelante, son las notas dominantes del debut en el largo de Santiago Zannou, que antes hizo los cortos Mercancías y Cara sucia, este último ganador del Goya. El cineasta, hijo de africano y aragonesa, muestra inquietudes sociales a la hora de bosquejar los muchos obstáculos que han de superar los protagonistas para salir adelante. Conmueve ver a Cuajo bajando con esfuerzo denodado una escalera, o teniendo dificultades para ligar con una joven, o a Adolfo llevar a urgencias al desastre de su padre, y estar él mismo enganchado a la droga. Los actores son no profesionales -Langui, que encarna a Cuajo, tiene una tara física de nacimiento, y lidera una banda de hip-hop-, y resultan convincentes en su aspecto de personas bregadas por la vida, ese “no me digas que no se puede” de Cuajo tiene el atractivo de lo real, del tipo que sabe lo que es luchar en esta vida. Hay lirismo en algunos pasajes de este canto a la amistad, y un tono agridulce en las escenas en que lo que uno se propone se derrumba como un endeble castillo de naipes. Quizá Zannou se demora en exceso en algunos pasajes, y el tono cutrerrealista puede ahuyentar al espectador. Pero es obligado reconocerle su pulso narrativo.





El Padrino: la trilogía remasterizada de Coppola

19 01 2009

La saga de ‘El Padrino’ está considerada como una de las mejores trilogías de la Historia del Cine, y por separado cada una de ellas forma parte de un lugar destacado entre las más grandes películas de todos los tiempos. Destaca la excepcional banda sonora de Nino Rota, una prodigiosa dirección de Francis Ford Coppola, y las interpretaciones memorables de Al Pacino, Marlon Brando, Robert De Niro, Robert Duvall, Diane Keaton o Andy García. Este pack de 5 DVD´s contiene además abundantes e interesantes extras sobre la película y un nuevo doblaje. Además está remasterizada digitalmente e incluye los comentarios en audio de Francis Ford Coppola sobre las películas. Todo por 41,95€ en Fnac.

The Godfather, cuyo título completo original es: Mario Puzo’s The Godfather, conocida en español como El Padrino, es una película estadounidense de 1972 dirigida por Francis Ford Coppola. Esta narra la vida de Don Vito Corleone, jefe de una de las cinco familias que ejercen el mando de la Cosa Nostra en la ciudad de Nueva York en los años 40, representa la experiencia de los inmigrantes (en su caso italianos) a los Estados Unidos y al mismo tiempo expone las contradicciones del “sueño americano”.” Está basada en la novela del mismo nombre de Mario Puzo, el mismo que ayudó a Coppola a adaptarlo a la pantalla grande, Robert Towne también intervino en la realización del guión pero no fue acreditado. La película contó con un reparto encabezado por Marlon Brando, quien interpreta a Don Vito; Al Pacino, James Caan y John Cazale en el papel de los hijos de Don Vito: Michael, Sonny y Fredo, respectivamente; Robert Duvall, como el hijo adoptivo de Corleone y abogado de la familia; y Diane Keaton, como Kay Adams, la novia de Michael.

El Padrino fue estrenada el 15 de marzo de 1972, ganando en primer fin de semana $302,393 y terminando por recaudar $134,966,411 a nivel doméstico (Estados Unidos) y más de $110,100,000 a nivel internacional, sumando más de $245,066,411 en ganancias, muy considerable teniendo en cuenta que su presupuesto fue de $6,000,000 de dólares. Es una de las producciones más aclamadas y apreciadas de la cinematografía estadounidense y mundial, siendo considera uno de los mejores filmes de todos los tiempos y la mejor película de Francis Ford Coppola. En 1973 se hizo acreedora a tres Oscar.

 

 





Will Smith en Siete almas

16 01 2009

Tras sufrir una crisis emocional, un hombre decide enmendar sus errores pasados ayudando a siete extraños. Las cosas se hacen mucho más compleja cuando se enamora de una de ellas. Aquí Will Smith explora un poco el drama emocional, y si bien logra un dsempeño muy aceptable, la historia lo rebasa en diversas ocasiones.

A pesar de que “Siete almas” no ha obtenido el beneplácito de la crítica en Estados Unidos, es una película digna de ver. Efectivamente, Will Smith, no es un héroe como en “Hancock”, pero queda demostrado que es un buen actor y que puede con todo. El intérprete paseó su palmito por España para promocionar el film y se metió al público en el bolsillo. Sabe cómo hacerlo, por eso ha llegado a donde ha llegado. Gabriele Muccino dirige esta cinta y vuelve a repetir con Smith, con quien ya coincidió en “En busca de la felicidad”. Ben Thomas es un agente del fisco que esconde un secreto y, para redimirse, se dedica a salvar la vida de las personas de una forma muy humana, dejando al lado los superpoderes. En su tarea en encuentra el amor en Emily Posa (Rosario Dawson), una relación diferente que ablandará el corazón de cualquiera. Al principio, la película resulta algo confusa, pues el realizador no quiere desvelar qué es lo que pasa realmente, lo que enganchará el espectador. Seguramente será un exitazo en España, como todas las de Will Smith, y no sólo por él, sino porque la historia lo merece.





Mi nombre es Harvey Milk

16 01 2009

Homenaje de fondo a todos los mártires que son y han sido en la pelea por los derechos civiles de cualquier tiempo y condición, la película es un estimable tributo a la sombra gigantesca de un luchador admirable y semidesconocido.

En los años 70, Harvey Milk y su compañero sentimental Scott tienen una tienda en San Francisco que se convierte en un reclamo para los gays. La apuesta de Milk por la igualdad de derechos no pasa desapercibida en el barrio y, poco a poco, se adentra en una carrera política con apoyos de todo tipo. Su intención de llegar al gobierno municipal le aleja de Scott, acercándole a otros hombres. Cuando Harvey Milk es elegido concejal, romperá muchas barreras, pero también ganará peligrosos enemigos.

Este film recorre los últimos ocho años de vida del primer gay reconocido en ocupar un cargo público. Eran tiempos difíciles, la década americana de los 70, pero Milk logró hacerse un hueco en la política del cambio, empezando por ganarse el apoyo de sus vecinos en el barrio obrero de Castro. Tras su asesinato en 1978, sólo un año después de ser elegido concejal de San Francisco, se convirtió en un icono social por su perfil de luchador. La idea de lapelícula surge del oscarizado documental “The Times of Harvey Milk”, aunque se ha preferido dar prioridad a las tramas políticas sobre las personales.

Gus Vant Sant se toma un receso, abandona por un instante los laberintos identitarios de la taciturna generación grunge, fotografiada en largos pasillos desiertos desde la espalda y en el meollo de tiempos muertos que parecen ser eternos, para volver al cine de encargo, que no visita desde hace casi una década, y bañarse en un mar de nominaciones al Oscar. Ahora bien, las distancias son relativas, y el Van Sant de “Mi nombre es HArvey Milk” se entiende muy bien con el de “Las days”. Al fin y al cabo su empeño es el dibujo de un icono incomprendido, un hombre visionario y muy por delante del tiempo que le ha tocado vivir. Un rebelde con o sin causa, un emblema generacional y un fenómeno mediático en distinta escala. Más allá del tono del relato propiamente dicho, evidentemente diverso, el Harvey Milk de su última película proyecta los mismos fantasmas y parecidas sombras de las que proyectaba Kurt Cobain (“The Last Days”).

El desenlace trágico y abrupto de ambas vidas no es sino el pegamento que une los cabos, en otros aspectos muy divergentes, de ambas propuestas.

La película se considera un cine mucho más auténtico y visceral, más personal si se quiere, que el de la etapa Will Hunting, y sin embargo hay un muro que Van Sant se muestra incapaz de franquear: el de los corsés narrativos del biopic clásico. Insertando imágenes de archivo, renunciando de salida a la estructura lineal de la biografía hagiográfica, desde el movimiento incesante y la mecánica impecable de un montaje dinámico y proverbialmente fragmentario, Van Sant ejecuta el desafío con toneladas de oficio y no menos cantidad de solvencia. Y a pesar de todo, a pesar de la precisión en los trazos que sostienen el retrato del héroe, a pesar de la soberbia factura global del mecanismo, “Mi nombre es Harvey Milk” se deja ir emulando defectos universales del desagradecido género de la biografía fílmica.

Por un lado los brochazos que definen el elenco casi al completo de personajes secundarios, superficialmente citados y caracterizados, por otro los vicios beatíficos y unilineales del biopic esquemático, y por otro la dictadura de las imitaciones y el desfile de parecidos razonables.

La cinta de Van Sant le canta las cuarenta a los alérgicos crónicos a la integración de la cultura gay en los estratos superiores de la sociedad y la política. Pero también a los que niegan por cerril resistencia al progreso el oxígeno a los que piensan y caminan de otra manera. Ahora y siempre. El rapapolvo a esos dinosaurios sociales, sin embargo, no tiene nada de extraordinario, y la profundidad del discurso es corta y escasa. Van Sant, como Sean Penn, sale más que airoso del empeño.





La naranja mecánica, edición especial en DVD

14 01 2009

Por fin sacan esta joya de Stanley Kubrick en una edición remasterizada, con extras y en un estuche metálico a un precio excepcional ahora en rebajas, 14,95€ en Fnac. Nadie se puede quedar sin ella.

lanaranja

Las aventuras de un joven cuyos principales intereses son la violación, la ultra-violencia, y Beethoven. Alex tiene sus propios métodos para divertirse y descargar su tremenda agresividad y lo consigue disfrutando a expensas de la tragedia y la desgracia de los demás. La historia de Alex, desde sus comienzos como delincuente sin moral hasta convertirse en un civilizado ciudadano integrado en la sociedad tras someterse a un tratamiento capaz de eliminar sus instintos violentos, forman la dinámica e impactante visión futurista de la novela de Anthony Burgess. ‘La naranja mecánica’ es una ‘película de culto’ absolutamente inolvidable, dirigida por el maestro Stanley Kubrick (‘La chaqueta metálica’, ‘Senderos de gloria’).
Los extras solo están con audio Dolby Digital 2.0: Inglés, y con subtítulos en Español, Inglés, Alemán, Francés, Italiano, Holandés, Danés, Finlandés, Griego, Noruego, Portugués, Sueco.

Hay que recordar que este film estuvo censurado mucho tiempo por el alto nivel de violencia. Además, cabe destacar algo que pocas personas conocen y es que, esta película está basada en la novela que lleva por nombre el mismo y que el final de esta, termina que los jóvenes agresivos se convierten en personas normales, casados, con hijos, una vida como cualquier otra; Estados Unidos censuró ese final por no creer en la reinsercción de criminales. Algo llamativo y que no deja de sorprendernos.