“Appaloosa” y su director: Ed Harris. Estreno el 21 de noviembre

11 11 2008

Viggo Mortensen, Ed Harris, Renée Zellweger, Ariadna Gil y Lance Henriksen forman el reparto de este nuevo film dirigido por el actor y ahora también director: Ed Harris.

vigo

Appaloosa es un western que surge del cruce del cine de género más clásico, el de Hawks o Sturges. Es un producto sin fisuras ni sorpresas. Con una excepción, el terrible error de casting de la protagonista femenina, una Renée Zellwegger carente del atractivo que se supone debe tener una mujer capaz de convertirse en el imprevisto que altere el normal devenir de los acontecimientos. Y no me refiero a lo físico.

 

LA ENTREVISTA A ED HARRIS POR BEATRICE SARTORI-Fotogramas http://www.fotogramas.es/Peliculas/Appaloosa/Ed-Harris-Talento-indomable

Fotogramas ha hecho una entrevista a Ed Harris sobre el nuevo film que dirige y sobre sus hazañas como director. No defraudará.

Ed Harris (Tenafly, Nueva Jersey, 1950) responde de tú a tú, apresando los ojos de su interlocutor con una mirada azul y penetrante, posiblemente la más límpida del cine después de la del llorado Paul Newman. Su carismática presencia ha arrasado en el Festival de Cine Americano de Deauville (Francia) donde ha presentado su segunda película como director, Appaloosa, un western en el que se puede escuchar el eco del cine de John Ford o Howard Hawks y que llega ocho años después de su primer film como director, Pollock (2000). Vestido de riguroso negro, bronceado, fibroso y encadenando cigarros Camel, Harris se relajó al sol de la Villa Cartier para hablar con FOTOGRAMAS de Appaloosa, una historia de amistad entre dos hombres que cabalgan juntos, apuntalan la ley sin piedad y hablan solo lo justo. Un film tan rudo en apariencia como delicado en esencia, de grandes espacios y silencios entre los que destacan los de Ariadna Gil.

2

¿Cómo dio con Ariadna Gil? ¿Fue por Alatriste (Agustín Diaz Yanes, 2006)?
Más que por su trabajo en Alatriste fue por una foto junto a Viggo Mortensen en el estreno en España. Ambos exudaban una total felicidad y una silenciosa y magnética química. Quise ver más y creo recordar que me envió una foto. ¡No! Fue un vídeo.

¿Qué fue lo que le decidió?
Su belleza, sin duda. Y la luz que ilumina su rostro cuando sonríe. Después, su tremenda, enorme calidad humana.
Hablando de mujeres, ha venido con su esposa, Amy Madigan, una buena actriz algo desaparecida de las pantallas.
Amy es una mujer formidable, no sería nada sin ella. No es solo su gran inteligencia, profundidad de opiniones, brillantez, sino que es la mejor de las compañeras. Ella lo ve todo, es mis ojos y mi razón. Mire, en noviembre cumpliremos 25 años de matrimonio. Pienso celebrarlo a lo grande. Amy es lo mejor que me ha pasado en la vida.

¿Cómo han superado juntos este cuarto de siglo?
Lo hablamos todo, no nos separamos apenas, no nos perdemos de vista. Somos leales… y nos amamos, claro.

Ella fue su Peggy Guggenheim en Pollock.
Ella construyó enteramente el personaje. No le tuve que decir nada. La revistió de sofisticación, humor y un punto de malignidad.

Appaloosa recrea un Nuevo México mítico hacia 1882, nacido de la pluma del escritor Robert B. Parker. ¿Por qué un western?
Siempre quise ser un cowboy, de niño estaba siempre empuñando un colt de juguete. Y era el sheriff, claro (risas). Esta película la considero un sueño hecho realidad. Con el director de fotografía Deam Semler lo logramos todo: unos forajidos que resuenan amenaza pura, auténticos cabellos sucios y… ¡el polvo! Los miembros del equipo tuvieron que trabajar con máscaras quirúrgicas. Es un Oeste de resonancias míticas, de los pioneros que lo forjaron con sus caballos y colts.

Ha adaptado la novela junto a Robert Knott; ¿cuál fue su prioridad?
Nuestro objetivo era construir una historia que, aunque sucediera en 1880, tuviera resonancias actuales.

Appaloosa tiene un cierto tono melancólico: sus paisajes, los matones y los dos amigos dispuestos a restaurar el orden. Y los detalles de la época son muy reales.
Es lo que buscamos, y creo que lo hemos conseguido. Pudimos construir el pequeño poblado, disponer de un tren de la época, rodar esas enormes praderas polvorientas y sus puestas de Sol… Quise ser fiel al espíritu de la época, por eso para la fotografía me inspiré en las papeles pintados de William Morris y las pinturas de Frederic Remington. Quería que los aperos de los caballos fueran exactos, así como la forma de cabalgar o llevar el rifle. Y que los trajes de las mujeres fueran réplicas justas. No quería que hubiera nada disonante. Y si a eso añades detalles como que Viggo Mortensen diseñara su vestuario…


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: